27 de octubre de 2021

Transformando tu realidad con Arte, Cultura, Historia y Tradición

La consigna del Anáhuac-consigna de Cuauhtémoc. A 499 años de la rendición de Tenochtitlan

Hoy 13 de agosto 2020 se cumplen 499 años de la rendición o caída de la gran Tenochtitlan ante los invasores españoles, de acuerdo a los datos que mediante la tradición oral se ha transmitido a lo largo de todos estos años y han llegado a mis oídos por el hecho de estar buscando y adentrarme en el mundo del aprendizaje de lo que son y seguirán siendo mis raíces, las raíces de mis hijos, las raíces de mis nietos y de todo aquel que se sienta digno descendiente de nuestros grandes, sabios y respetables abuelos. Lo que llego a mí de forma verbal nos narra que en esa época, existía un gran consejo de sabios ancianos respetables y ellos eran quienes decidían lo mejor para el resto de la población y estos al ver tanta muerte, tanta enfermedad que los españoles habían traído consigo a nuestras amadas tierras, decidieron resguardar sus conocimientos permitiendo una aparente conquista ideológica y material para dar fin a la sangrienta guerra y fue así como ellos dieron este mensaje al Huēyi tlahtoāni Cuauhtemoc que en ese momento que convirtió en el portavoz de la decisión del Consejo de Ancianos.

El mensaje mejor conocida como “La Consigna de Cuauhtemoc” o “La Consigna del Anahuac” es la siguiente:

Nuestro sol se ha ocultado, nuestro sol ha desaparecido y en absoluta oscuridad nos ha dejado, pero mientras permanezca allá en la región del eterno reposo, debemos muy rápido reunirnos, y en el centro de nuestros corazones escondamos todo lo que amamos y consideremos valioso y sabemos cómo un gran tesoro.

¡Destruyamos…!

Nuestros recintos de energía, nuestros recintos de estudios elevados, nuestros campos de pelota, nuestros recintos para jóvenes, nuestros recintos del canto, que vacíos se queden nuestros caminos y que nuestros hogares nos preserven ahora.

No sabemos hasta cuando nuestro nuevo sol salga. Los papacitos y las mamacitas, que nunca olviden enseñarles a sus hijos, los papacitos con los muchachos, las mamacitas con las muchachas y que les enseñen a sus hijos mientras vivas, precisamente cuan buena ha sido lo que ha sido hasta hoy nuestra amada Anahuac.

Al amparo, la protección y el cuidado de nuestras preciosas energías y como resultado de nuestras costumbres y nuestro comportamiento que recibieron nuestros preciados ancestros.

Y que nuestros venerados padrecitos con empeño sembraron en nuestra esencia…

¡Ahora nosotros…!

Entregamos el encargo a nuestros hijos… Que guarden nuestra escritura y nuestra sabiduría, desde ahora nuestros hogares serán nuestros recintos de energía, nuestros recintos de estudios elevados, nuestros campos de pelota, nuestros recintos para jóvenes, nuestras casas de canto… No olviden informar a sus hijos, intensamente como será, como se levantará y como su gran destino realizara y como cumplirá su destino

Nuestra preciadísima madrecita tierra Anahuac.

Los invito a investigar, a seguir aprendiendo, compartiendo y difundiendo mediante la tradición oral, mediante escritos y medios electrónicos como este y las redes sociales.